Regulan la actividad del aparato genital, la resistencia de los huesos, aumenta el deseo sexual femenino, favorece la autoestima y hace que el cuerpo retenga menos grasa.